domingo, 3 de marzo de 2013

Capítulo 18 (Garson)

Bueno aqui un nuevo capitulo, disfrutarlo.

La presentacion se abre con el rostro del chico del cinco, y me percato de que hubo otra muerte de la que tampoco fuimos conscientes. Pero ese momento pasa, y la siguiente fotografia que aparece en el cielo, no es la que yo esperaba, del distrito cinco saltan al nueve, y es la cara de la chica la que aparece. Se cierra la presentacion y yo sigo mirando al cielo, al punto donde aparecieron las ultimas dos muertes. Una risa se escapa de entre los labios de Melodie, que se pone de pie, pero no aguanta mucho tiempo en esa posicion. Me avalanzo sobre ella, y pongo mi cuchillo en su garganta, presionando para hundirlo, pero no me da tiempo, ella escurre su cabeza a un lado, y solo le queda un corte poco profundo, por el que emana algo de sangre. Lo tapa con la mano, mientras intenta volver a levantarse. Le agarro por la espalda, y no puede huir de mi. Suelta su cuello, y agarra la espada de su cinturon, pero no tiene angulo para sacarla.
-Ayudame- le intenta ordenar a Giovanni, pero sabe que es inutil, el se aparta, y yo me doy cuenta de que lo que el sentia por ella era una farsa, solo queria protegerse.
Este despiste me pasa factura, la mano de Melodie impacta en mi cara bruscamente, y cago hacia un lado, pero reacciono rapido y me pongo de pie mientras empuño mi cuchillo. Melodie tiene el tiempo justo de sacar su espada antes de que vuelva a alcanzarla, y la vuela en mi direccion agarrandola con las dos manos. Me echo hacia atras como puedo y la espada me pasa rozando, pero no llega a tocarme. Caigo de rodillas junto a ella, y clavo uno de mis cuchillos en su pierna derecha. Aguanta bastante bien el golpe, porque no parece haberse dado por vencida, y baja su espada hacia mi, con la intencion de cortarme por la mitad, pero freno el golpe cruzando dos cuchillos frente a su espada. Giro ambos filos, y Melodie se precipita de nuevo al suelo, pero toma la iniciativa de caer encima mio, con la espada por delante, en intenta blandirla en mi cuello, mi rodilla se clava en su estomago, y por mas de que ella lo intenta con todas sus fuerzas, no consigue que la espada me toque. Levanto mi mano izquierda, y con el cuchillo, la pongo sobre la mano con la que Melodie agarra la espada. Mi cuchillo atraviesa por completo tres de los dedos de la mano de Melodie, que suelta parte de la espada y se pone de pie, pero aun agarra el filo con la otra mano. Me levanto con ella, y veo como cambia la empuñadura de mano, mientras yo lanzo mo cuchillo contra su hombro, y lo clavo encima del corazon, pero ella no se detiene, y termina el movimiento, realiza un reves soltando la espada, y su punta me roza el pecho, haciendome un corte a lo ancho, que me produce un dolor horrible, exclamo un pequeño grito, y tras pestañear, veo la espada de Melodie caer al suelo, y a ella correr en direccion al bosque, mientras emana sangre de todo su cuerpo, quiero matarla, y voy a correr, cuando el silbido de Giovanni, me hace girarme en su direccion. Veo al chico cargado con dos mochilas, un cinturon lleno de armas, y mi arco y una flecha en las manos. Me lanza estas dos ultimas, y yo las agarro al vuelo, y se perfectamente que hacer con ellas. Coloco la flecha en el arco, apunto, y suelto la cuerda cuando veo un blanco seguro.
Melodie cae al suelo de rodillas con una flecha que le atraviesa el corazon, y un cañonazo inunda la noche.
Bajo el arco, y miro el cuerpo de  Melodie en el suelo, mientras me acerco. Cuando llego a su lado, saco la flecha que le atraviesa el corazon, y la pongo junto con el arco. Pongo su cuerpo boca arriba para verle la cara por ultima vez, y despues me giro para volver junto a Giovanni, pero a mi sorpresa, el ya no esta en la Cornucopia. Miro al rededor, pero no le encuentro. Ha debido de huir, la alianza ya no se sostenia, y no podia fiarse de mi. Su compañera de distrito ha muerto, y el se ha quedado solo en estos juegos, y no iba a quedarse con la persona que la ha matado. Pienso en eso ultimo, y me doy cuenta de que no he sido el unico que la ha matado, porque el me dio el arco, y no la ayudo cuando pudo. La confianza se habia perdido por completo, y yo me he quedado solo en la arena.
Recapacito, y me doy cuenta de algo en lo que no habia reparado hasta el momento. Geneva seguia con vida, y eso segun como se mire, era una buena noticia, pero si queria que siguiese con vida, tenia que encontrarla, porque habia algo de lo que me habia dado cuenta mientras pensaba que habia muerto, la necesitaba a mi lado, para poder resistir a esta pesadilla de juegos. Ahora los juegos se habian puesto mas faciles, ya solo me quedaban dos prefesionales a las que matar, y Giovanni, no era un peligro del nivel.
Ya quedaba menos para volver a casa, pero por otro lado, no se cual es mi verdadera casa. Cojo una linterna y enfoco al interior de la Cornucopia. Decido pasar alli la noche, porque necesitaba recuperar fuerzas si queria poder sobrevivir al dia siguiente. Me preocupa poco montar guardia, porque no creo que nadie fuese a venir aqui por la noche, despues de un cañonazo. Busco un botiquin y me curo la herida del pecho. No es nada profunda, pero escuece. Cuando termino, busco una camiseta, para sustitiur la mia, y me la pongo. Labo mis manos en un cubo de agua, y me enjuago la cara y la boca. Alcanzo un saco, y me meto dentro de la Cornucopia, donde organizo un par de mochilas con lo necesario para poder comenzar la excursion que me espera. Cojo tambien armas, incluso una espada, y despues me meto en el saco de dormir, preparado para pasar la noche, con un cuchillo en la mano. Cierro los ojos, y abandono un dia mas en los Juegos del Hambre.