martes, 11 de septiembre de 2012

Capítulo 16 (Geneva)

Nuevo cap, espero que os guste, a ver que os parece este giro en los juegos. No es demasiado largo, pero bueno, disfrutarlo:

Que bonito es despertarse bajo el sol del bosque del distrito 7. Eso es en el lo primero que pienso cuando me despierto, aun estoy un poco atontada por la luz y porque sigo con sueño. La arena me recuerda en algo al bosque de mi distrito, a las acampadas que hacíamos en el y lo bien que lo pasabamos. Pero ahora ya no tiene sentido recordarlo, sobre todo porque no creo que vaya a volver a verlo, lo mas parecido que veré a el, sera esta asquerosa arena en la que me he metido sin quererlo, y que cada vez me arrepiento mas de lo que hice en la cosecha.
Miro a mi alrededor para desperezarme y me sorprende encontrar a Sidney aun dormida. Eso es una mala señal, malisima señal diría yo. Intento recordar como le di el relevo por la noche y no me quede dormida sin vigilar, pero eso no llega a mi cabeza.
-Maldición- digo bajito pero con mucha furia. Lamentablemente me quede dormida, y eso nos podía haber costado la vida a las dos, y no estamos aquí para hacer tonterías.
Me quito la esterilla de encima y me levanto para ver si el terreno esta seguro y nadie nos ha tendido una trampa.
Hacha en mano doy un rodeo a nuestro campamento, y afortunadamente no hay nada ni nadie. Vuelvo a mi puesto en el campamento y me preparo una excusa para ponerle a Sidney, cuando le tenga que explicar porque no la he despertado.
Se me ocurre decir que no estaba cansada y que vigile toda la noche, pero o bien me diría que durmiese durante el día, o si no se daría cuenta al no estar cansada en todo el día, aunque eso podría fingirlo, y además ella se vería obligada a vigilar ella toda la noche que viene, y tampoco quiero eso.
Pienso en decirle que estaba muy cansada y que puse algunas trampas, pero tendría que demostrarlo y solo se hacer trampas para pequeños animalillos, y eso seria tonto, porque no servirían de nada y se enfadaria igual. Sigo pensando y cuando no me doy cuenta Sidney se despierta y no tarda en adoptar una posición de enfado ante mi. Ya que no se me ha ocurrido ninguna buena, prefiero no poner excusas y contar la verdad, que siempre es lo mejor. Me echa la bronca, se que me la merezco y le digo que no volverá a pasar, que fue un descuido, y que ha habido suerte y no ha pasado nada.
Estamos un rato de morros, y el tiempo en la arena comienza a hacerseme de lo mas insoportable.
-Me aburro- me es inevitable comunicarlo, porque creo que esa sera la razón de mi muerte en estos juegos. No hay nada de acción, y aunque parezco estúpido, no estaría mal que pasase algo.
-Supongo que yo también, pero esa no era la forma en que yo iba a expresarlo, estaba buscando una palabra mas apropiada para los juegos- nos reímos juntas, porque como he dicho es estúpido aburrirse en los juegos del hambre.
-Porque no hacemos algo, ya que nos aburrimos, aunque estemos en los juegos podemos jugar a algún juego o algo parecido- parezco una cría diciendo esto, pero es cierto, es mejor parecer niños y divertirnos un rato que pensar continuamente en lo horrible que es estar aquí.
-Estoy de acuerdo, pasemoslo bien, ¿que tienes pensado?-
-Algún juego de esos que enseñan en el colegio o cualquier otra tonteria de esas-
-Yo me acuerdo de un juego con un balón que consistía en meterlo en una cesta y se iba ganando puntos- dice Sidney entusiasmada.
-Creo que se cual dices, ¿habia que tirar siempre desde una linea?-
-Si, me parece que si-
-Pues entonces es el 21, yo jugaba en el colegio en el bosque, pero aquí no tenemos la cesta-
-Seguro que podemos crear una- parece haberle hecho mucha ilusión mi idea.
-Manos a la obra entonces, y también hará falta el balón-
Sin decir mas nos repartimos el trabajo. Yo me puse a crear algo parecido a un balón con una piedra envuelta en un par de calcetines.
Sidney creo la cesta con una cuerda y la chaqueta fosforita que encontre en mi mochila atadas a una rama bastante alta.
Nos costo bastante conseguir que estuviese estable en el suelo, pero lo conseguimos.
Situamos el punto de tirar y allí empezó nuestro juego.
Nos pasamos toda la mañana jugando, y riendo, la verdad que lo estamos pasando especialmente bien, y supongo que esto no le hará mucha gracia a la gente del Capitolio. Diversión durante los juegos y no mediante la violencia, no creo que esto se vea cada año.
Me gustaría seguir jugando todo el día, pero el agua empieza a escasear y la hora de comer se acerca.
Escondemos la canasta y guardamos el balón en la mochila. Toca ponerse en marcha y después de tanta diversión seguro que el Capitolio tiene algo preparado para nosotras.

2 comentarios:

  1. Me gusta me gusta jajaja Así se lo pasan chupiguay jajaja Me alegro de que lo hayas subido tan pronto ^-^Un besazo enorme! <3

    ResponderEliminar