viernes, 14 de septiembre de 2012

Capítulo 17 (Garson)

Aqui esta el cap, aviso de que esta muuuuy interesante para mi gusto, me ha costado bastante escribirlo, pero bueno, espero que lo disfruteis, y luego me dais opiniones, asi que aqui os lo dejo :) 

Me alejo de Melodie, porque no me gusta el punto al que ha llegado la conversación.
Sus ideas tienen sentido, pero me parece ridículo venir a los juegos con esas intenciones.
No se exactamente a donde ir, quiero alejarme de donde esta Melodie, pero tampoco quiero ir donde están Shasha y Giovanni, me parece una idea estúpida, me parece que Melodie tiene motivos para estar celosa, porque parece que ya se han despertado, y les veo muy juntitos. No me gustan estas escenitas tan empalagosas.
Pienso que quizás deba de ir al bosque, pero no me apetece meterme en lios ahora que tengo que cumplir mis palabras y librarme de Melodie, porque se que en algún momento uno de los dos provocara una batalla a muerte, y no pienso arriesgarme a perdermela.
Voy al centro de la Cornucopia y me adentro en su interior para ver que queda allí dentro.
-Ehhh- el grito llega a mis oídos en el momento en que mi pie toca una pequeña cuerda muy cerca del suelo.
Temo una trampa, puesta por mis aliados, que va a acabar con mi vida, pero no pasa nada.
La cuerda no esta demasiado tensa, y algo me dice que alguien ya ha caido en la trampa.
Giovanni llega corriendo seguido de Shasha y ambos me miran preocupados.
-¿Estas bien?- me pregunta el.
-Si habías puesto una trampa, o bien no funciona, o bien ya ha funcionado antes de que yo llegase aquí-
Giovanni saca de su cinturón una linterna y enfoca el suelo. Hay pequeños dardos venenosos esparcidos por la cueva.
-Alguien ha activado mi trampa, pero no se si ha sobrevivido-
Shasha coge la linterna de Giovanni, y se acerca mas al suelo.
Un pensamiento inunda mi cabeza en ese momento. Era cierto, antes cuando les vi tan juntitos tumbados en el suelo, ambos estaban despiertos.
-Mirar- nos indica, y nos agachamos para ver lo que señala.
En el suelo hay sangre. Parece que un aerodeslizador se nos ha adelantado para llevarse el cuerpo de la persona que probo la trampa de Giovanni, pero ninguno nos dimos cuenta de cuando paso el incidente.
Salgo de la Cornucopia muy confuso por todo lo que acaba de pasar, cuando paso esto, porque no nos dimos cuenta, la respuesta a mi pregunta solo la puede tener una persona, y me dirijo a ella lleno de rabia.
-¿Por que no nos despertaste?- le grito. Sus ojos completamente rojos se clavan en mi como puñales, pero no obtengo contestación.
Doy una patada a su hoguera para hacerla reaccionar.
-Yo a ti no tengo que darte ninguna explicación por nada-
-No, nos atacan y tu no das ni el aviso, y además te dignas a decir que no tienes nada que explicar-
-¿Crees que si me hubiese dado cuenta me hubiese arriesgado a que nos matasen a todos?-
-¿Cuando fue? ¿Quien era?-
-El aerodeslizador llego hace un par de horas, pero yo no sabia lo que había pasado, pensé que venia a por alguno de vosotros-
-¿A quien se llevo?-
-Y que mas da, es un oponente menos-
-Quiero saberlo-
-No creo que de verdad quieras saberlo- una extraña sensación recorre todo mi cuerpo.
-Dimelo!- le grito porque ya no puedo mas, la duda me invade y no puedo seguir con ella.
-Era la chica del 7-
Esa sensación se convierte en un vuelvo enorme que da mi corazón. Siento morir por dentro, porque esa respuesta era la ultima que quería oír. Pero eso era lo que había dicho. Melodie me acababa de decir que Geneva había muerto.
-Te dije que no querrías saberlo- las palabras de Melodie me sacan de mi angustia.
-¿Por que no iba a querer  saberlo?- me es inevitable replicar, supongo que por defensa a lo que ahora siento por dentro.
-Por que yo no soy la única que siente algo parecido al amor en estos juegos-
-¿Que dices?-
-Sabes de lo que hablo, vi como la mirabas-
-No digas tonterias- me saca de mis casillas completamente.
-Duele saberlo verdad- no puedo volverme débil ahora, si ella ha muerto ya nada puede hacer que yo no gane los juegos.
-A mi no me duele nada, ¿que tiene que ver ella conmigo?, yo estoy solo en estos juegos-
-Hazte el fuerte, haber cuento aguantas- se levanta y se dirige a la Cornucopia para tener vigilado a Giovanni, no soporta estar tanto tiempo sin saber si ya lo ha perdido.
Esta vez decido seguirla, porque que ella sufra es lo único que puede hacer ahora mismo que yo siga adelante.
Llego a la entrada de la Cornucopia y veo a Melodie dos o tres pasos mas alante que yo, pero no tarda en darse la vuelta y salir corriendo. Yo solo llego a ver lo que es el final de un beso entre Shasha y Giovanni, y de nuevo mi corazón da otro vuelco.
No tardo en darme la vuelta e irme yo también.
Se que Giovanni y Shasha se han dado cuenta de que estábamos allí y no tardaran en salir de dentro de la Cornucopia.
Mientras ando intentando alejarme de mis pensamientos y supongo que de mi dolor, me doy cuenta de que todo acaba de complicarse.
Me paro en seco y espero a que pase algo que cambie todo, por un lado espero mi muerte, por otro espero que se acaben los juegos, pero en realidad me vale con algo que me haga salir de mis pensamientos, y ese algo llega.
Levanto la cabeza y veo como Melodie se acerca a mi y me besa. Es una sensación fría y desagradable, pero no soy capaz de apartarla. Cierro los ojos e instintivamente agarro a Melodie por la cintura y en lugar de apartarla que es lo que en realidad quiero, la junto a mi todo lo que puedo. En ese momento todo pensamiento doloroso y desagradable sale de mi cabeza, pero el beso no tarda en acabarse, y Geneva vuelve a mi cabeza. Vuelvo a poner los pies sobre la tierra. Suelto a Melodie y abro los ojos. No entiendo nada de lo que acaba de pasar, ha sido tan raro que no le encuentro explicación. Yo no quería besarla, pero necesitaba algo para salir de mis pensamientos, y se que ella no quería besarme tampoco, pero cuando me giro y veo a Giovanni detrás de nosotros mirando boquiabierto, se que me ha besado, porque verle a el besar a otra la ha hecho tanto daño, que tenia que devolversela.
Creo que si la situación antes iba mal, ahora iba peor.
Después de eso, todo lo que pasa lo veo a cámara lenta.
Melodie desenvaina su espada, mientras oigo como Giovanni le dice a Shasha que huya mientras la empuja hacia el bosque.
La chica empieza a correr, y Melodie hace un amago de seguirla, pero Giovanni consigue agarrarla del brazo.
-Hija de puta, pienso matarte- le grita a Shasha que no deja correr y en no mucho tiempo se pierde en el bosque.
La espada de Melodie cae al suelo, y Giovanni la agarra con mas fuerza para calmarla.
No termino de entender que es lo que esta pasando y que pinto yo en esta situación.
De nuevo nos hemos quedado los tres solos.
No se como llegamos a esta situación, pero cuando vuelvo a ser yo, y tengo bastante claro lo que ha pasado, nos veo a los tres sentados al rededor de una hoguera sin ser capaces de mirarnos a la cara.
-¿Que ha pasado?- pregunto para aclarar todo lo que ha pasado. Solo llevamos tres días en los juegos, y si quiero ganar necesito a mi equipo o entero o disuelto, pero no con posibilidades de que me maten mientras duermo.
-No lo se- contesta Melodie.
-Yo tampoco- responde Giovanni.
-Me has besado- miro a Melodie y espero a que me diga algo.
-Tenia que hacerlo- responde ella.
-¿Por que?- le pregunta Giovanni.
-No lo se, creo que me sentí traicionada-
-Se llama envidia Melodie- le replica Giovanni.
-Y si lo sabes, y de verdad te gustaba esa chica, no tenías que haberla besado- le digo yo.
-No sabia que se me espiaba-
-No te estaba espiando, yo no sabia que estabais allí dentro- miente Melodie
-Si que lo sabias, no mientas- no puedo dejarla mentir
-¿Y que?, no quería que la besara joder-
-¿Por que?-
-Porque quería que me besaras a mi-
-Y entonces tu vas y le besas a el-
-Porque me sentí como una mierda-
-Las cosas no se solucionan así-
-Es verdad, tenia que haberla matado directamente-
-Habría sido mas fácil-
-Pues ahora la tendrás que matar tu, porque ha huido por tu culpa-
-Pues la mataré cuando sea necesario, como tu haras conmigo cuando lo veas necesario-
-No voy a matarte-
-Pues entonces ya lo tengo mas fácil-
-¿De verdad serias capaz de matarme?-
-Si tengo que hacerlo, lo haré-
-Pues adelante, matame ahora-
Yo ya no pinto nada en la conversación, pero sigo presente y veo como Melodie coloca un cuchillo en cuello de Giovanni mientras a el no le da tiempo a sacar nada de su cinturón. El levanta las manos y espera a que ella la mate, aunque sabe tan bien como yo, que ella no va a matarle.
No puedo parar de mirar cuando ella acerca sus labios a los de el, y el le corresponde con un beso.
Me siento estúpido, imbécil, gilipollas y raro, todo a la vez.
Algo se mete en mis pensamientos, una música que me es familiar invade el ambiente. Miro al cielo, y veo la insignia del Capitolio. Me preparo para ver la cara de Geneva en el firmamento, y de repente allí aparece el rostro de la persona que sucumbio a nuestra trampa.

martes, 11 de septiembre de 2012

Giovanni (Distrito 4)



Os traigo una nueva idea que he tenido para el personaje de Giovanni, a mi personalmente me gusta más que Max Irons, pero para gustos los colores. El es Alex Monner, y me encanta como actor como persona y como chico guapo. Supongo que le conocereis por su personaje de Lleó en la serie catalana Pulseras Rojas, que aprovecho para decir que es una gran serie, y que si no la habeis visto os la recomiendo. Bueno pues os dejo aquí esta proposicion, decirme opiniones, pero para mi Giovanni ha adoptado una nueva forma :)

Capítulo 16 (Geneva)

Nuevo cap, espero que os guste, a ver que os parece este giro en los juegos. No es demasiado largo, pero bueno, disfrutarlo:

Que bonito es despertarse bajo el sol del bosque del distrito 7. Eso es en el lo primero que pienso cuando me despierto, aun estoy un poco atontada por la luz y porque sigo con sueño. La arena me recuerda en algo al bosque de mi distrito, a las acampadas que hacíamos en el y lo bien que lo pasabamos. Pero ahora ya no tiene sentido recordarlo, sobre todo porque no creo que vaya a volver a verlo, lo mas parecido que veré a el, sera esta asquerosa arena en la que me he metido sin quererlo, y que cada vez me arrepiento mas de lo que hice en la cosecha.
Miro a mi alrededor para desperezarme y me sorprende encontrar a Sidney aun dormida. Eso es una mala señal, malisima señal diría yo. Intento recordar como le di el relevo por la noche y no me quede dormida sin vigilar, pero eso no llega a mi cabeza.
-Maldición- digo bajito pero con mucha furia. Lamentablemente me quede dormida, y eso nos podía haber costado la vida a las dos, y no estamos aquí para hacer tonterías.
Me quito la esterilla de encima y me levanto para ver si el terreno esta seguro y nadie nos ha tendido una trampa.
Hacha en mano doy un rodeo a nuestro campamento, y afortunadamente no hay nada ni nadie. Vuelvo a mi puesto en el campamento y me preparo una excusa para ponerle a Sidney, cuando le tenga que explicar porque no la he despertado.
Se me ocurre decir que no estaba cansada y que vigile toda la noche, pero o bien me diría que durmiese durante el día, o si no se daría cuenta al no estar cansada en todo el día, aunque eso podría fingirlo, y además ella se vería obligada a vigilar ella toda la noche que viene, y tampoco quiero eso.
Pienso en decirle que estaba muy cansada y que puse algunas trampas, pero tendría que demostrarlo y solo se hacer trampas para pequeños animalillos, y eso seria tonto, porque no servirían de nada y se enfadaria igual. Sigo pensando y cuando no me doy cuenta Sidney se despierta y no tarda en adoptar una posición de enfado ante mi. Ya que no se me ha ocurrido ninguna buena, prefiero no poner excusas y contar la verdad, que siempre es lo mejor. Me echa la bronca, se que me la merezco y le digo que no volverá a pasar, que fue un descuido, y que ha habido suerte y no ha pasado nada.
Estamos un rato de morros, y el tiempo en la arena comienza a hacerseme de lo mas insoportable.
-Me aburro- me es inevitable comunicarlo, porque creo que esa sera la razón de mi muerte en estos juegos. No hay nada de acción, y aunque parezco estúpido, no estaría mal que pasase algo.
-Supongo que yo también, pero esa no era la forma en que yo iba a expresarlo, estaba buscando una palabra mas apropiada para los juegos- nos reímos juntas, porque como he dicho es estúpido aburrirse en los juegos del hambre.
-Porque no hacemos algo, ya que nos aburrimos, aunque estemos en los juegos podemos jugar a algún juego o algo parecido- parezco una cría diciendo esto, pero es cierto, es mejor parecer niños y divertirnos un rato que pensar continuamente en lo horrible que es estar aquí.
-Estoy de acuerdo, pasemoslo bien, ¿que tienes pensado?-
-Algún juego de esos que enseñan en el colegio o cualquier otra tonteria de esas-
-Yo me acuerdo de un juego con un balón que consistía en meterlo en una cesta y se iba ganando puntos- dice Sidney entusiasmada.
-Creo que se cual dices, ¿habia que tirar siempre desde una linea?-
-Si, me parece que si-
-Pues entonces es el 21, yo jugaba en el colegio en el bosque, pero aquí no tenemos la cesta-
-Seguro que podemos crear una- parece haberle hecho mucha ilusión mi idea.
-Manos a la obra entonces, y también hará falta el balón-
Sin decir mas nos repartimos el trabajo. Yo me puse a crear algo parecido a un balón con una piedra envuelta en un par de calcetines.
Sidney creo la cesta con una cuerda y la chaqueta fosforita que encontre en mi mochila atadas a una rama bastante alta.
Nos costo bastante conseguir que estuviese estable en el suelo, pero lo conseguimos.
Situamos el punto de tirar y allí empezó nuestro juego.
Nos pasamos toda la mañana jugando, y riendo, la verdad que lo estamos pasando especialmente bien, y supongo que esto no le hará mucha gracia a la gente del Capitolio. Diversión durante los juegos y no mediante la violencia, no creo que esto se vea cada año.
Me gustaría seguir jugando todo el día, pero el agua empieza a escasear y la hora de comer se acerca.
Escondemos la canasta y guardamos el balón en la mochila. Toca ponerse en marcha y después de tanta diversión seguro que el Capitolio tiene algo preparado para nosotras.

lunes, 10 de septiembre de 2012

Shasha (Distrito 10)

Así es como veo yo a Shasha la chica del distrito 10, supongo que todos la conoceis, es la cantante Rihanna. Atentos a este personaje porque pueden pasar muchas cosas con ella :) ahi lo dejo.

Capítulo 16 (Garson)

Lo siento muchisimo por tardar tanto, pero aqui esta el capítulo. Lo he alargado bastante y aviso que ahora publicaré con más frecuencia por que ya tengo mi ordenador. Disfrutarlo y ahora os pongo una imagen :)

Me levanto para prevenir de lo que pueda pasar, aunque estoy casi seguro de que son Giovanni y Melodie después de llevar todo el día fuera.
Me sorprende advertir que los pasos van cada vez mas rápidos casi parecen en carrera. Preparo arco y flecha en dirección al bosque y apunto con tranquilidad.
De entre los árboles aparece una chica de tez negra y pelo largo, corriendo en mi dirección y armada con un cuchillo. Mi flecha sale sola de mi arco hacia su corazón, pero justo antes de impactarle en el pecho se echa a un lado y la esquiva. Parece sorprendida porque se para un momento y suspira. Lo justo para que yo vuelva a cargar otra flecha pero esta vez la apunto a su cabeza. Me ve y se da cuenta de mi reacción así que ella reanuda su carrera hacia mi, cuando mi flecha se dispara de nuevo del arco. Se agacha en cuanto ve que la cuerda se suelta de mi mano y mi flecha vuelve a perderse en el bosque.
Un grito ahogado sale del bosque y me distrae por un segundo. De nuevo lo justo para que la chica reaccione y cuando menos me lo espero la tengo casi encima. Saco uno de mis cuchillos a la velocidad de la luz y ella se lanza a mi tirandome al suelo. Engancho su pierna con la mia y la bloqueo para poder ponerme encima de ella y atacar con mas facilidad. Como puede intenta colocar su cuchillo en mi costado, pero no es capaz de clavarlo. Mi cuchillo esta a punto de hundirse en su cuello cuando inevitablemente la miro a los ojos y veo como cae una lagrima por su mejilla. El miedo invade su rostro y de repente me sobrepone una gran lastima.
-No, por favor- me suplica la chica. Suelta el cuchillo y deja de oponer resistencia.
Cierra los ojos con fuerza y espera a que la mate, cuando recuerdo el grito del bosque. Miro el cuchillo que ha dejado en el suelo y lo reconozco como el cuchillo que se agencio Melodie en la Cornucopia. Solo había uno, así que es inconfundible. Esta chica no ha podido matar a Melodie, es imposible, no tiene ni el valor, ni la fuerza.
-¿Que es esto?- le pregunto a la chica, estoy confundido no se lo que esta pasando.
Abre los ojos de nuevo y nota que aflojo el cuchillo.
-No lo he conseguido- me dice con mas miedo.
Oigo pasos detrás de mi y esta vez los advierto demasiado tarde.
-Eh- dice la inconfundible voz de Giovanni- Has fracasado.
-Matala- me obliga Melodie.
Levanto la cabeza y les miro. El brazo de Melodie lleva mi flecha atravesada.
-No voy a matarle, ¿que pretendiais?-
-¿No vas a matarla?- me dice Melodie indignada.
-La habias mandado a matarme, deberia de mataros a vosotros, dais asco-
-No iba a matarte- dice Giovanni- ¿acaso la ves capaz?
-Y ¿cual era la intención?
-Probar si podía unirse a nosotros. Pero no ha pasado el periodo de prueba- suelta Melodie entre risas- ahora o la matas tu o mueres con ella-
-Ha tenido el valor suficiente para enfrentarse a mi cuerpo a cuerpo y ha esquivado mis flechas, cosa que tu no puedes decir- Giovanni se rie y Melodie le fulmina con la mirada.
-Quita de ahí- Melodie me empuja y me quita de encima de  la chica que ha estado callada todo este rato- Dime bonita, ¿tu crees que mereces unirte a nosotros?-
De nuevo una lagrima cae por la mejilla de la chica. Melodie la agarra del brazo y la levanta sin mucho esfuerzo.
-De todas formas morirás, es mejor alargarlo, así tendrás el sufrimiento presente cada día. Yo misa ma encargare de matarte cuando ya no me sirvas de nada-
-¿Como te llamas?- el tono de Giovanni es mas tranquilo que el de Melodie, aunque supongo que es también por el hecho de que sabe que ella no dudará en hacer lo mismo con el cuando lo crea necesario, y tampoco lo dudará conmigo, pero lo tendrá mas difícil. Si tuviese que apostar ahora mismo, creo que yo seré el primero al que Melodie intentara matar, porque no le conviene dejarme para el ultimo, se complicaría a si misma, o eso pienso yo, porque si gasta las fuerzas en matar a los débiles luego tendrá menos para los mas fuertes.
-Me llamo Shasha, distrito 10, tengo 17 años-
-Me alegro mucho por ti bonita, ahora vamos a ver si de verdad vales la pena- señala su brazo con la flecha, y empieza a andar hacia donde están nuestras provisiones. La chica del 10 le sigue sin rechistar y yo aun confuso por lo que ha pasado me acerco a Giovanni para que me explique la situación.
-Creo que aqui me merezco una explicacion-
-Estoy de acuerdo-
La historia no es demasiado larga y no tiene ni pies ni cabeza.
Llevaban todo el dia rondando por el bosque sin ir muy lejos y justo antes de retirarse la chica del 10 les sorprendio al caerse de la rama de un árbol. Intento huir y pedir piedad, y a Melodie que le apetecía algo de diversión le dijo que tendría que atacarme y que si conseguía bloquearme, osea vencerme, le dejarían unirse a nosotros, pero que ella no iba a matarme. Y que en el caso de que ella no pudiese vencer yo la mataria y ya. Lo que no me queda claro es que es lo que habría hecho Melodie o habría intentado hacer conmigo, si ella me hubiese vencido.
Con todo y eso Giovanni y yo nos acercamos a la Cornucopia y decidimos que nosotros no haremos el primer turno, porque a la primera de cambio nos quedamos dormidos.
                ************

Por la mañana me sorprende despertarme con la luz del sol. He dormido largo y tendido, aunque se podría decir que algunas pesadillas han atravesado mi cabeza, pero nadie me ha despertado para hacer mi turno. Doy un respingo para cerciorarme de que no ha pasado nada y me sorprende descubrir que Melodie esta despierta frente a un fuego al que tira piedras. Giovanni esta a mi lado desperezandose, y no parece haberse movido desde anoche como yo. A su lado y muy pegada a el veo a Shasha, supongo que teme demasiado a la arena y se sentía mas segura a su lado. Mis ideas se borran al ver como ella se gira y le abraza y el no opone resistencia. No solo busca protección en el, busca algo mas, busca calor y quizás algo de amor ante una inminente muerte.

No soy el único que los mira. Cuando vuelvo a girar mi cabeza hacia Melodie sus ojos teñidos de rojo están clavados en ellos. Decido ir con ella, porque se que ha estado llorando, y por una vez la vil Melodie que conocía no me da ningún miedo.
Me siento a su lado junto al fuego que me hace entrar en calor.
Me mira con asco y odio pero no voy a irme, se supone que somos aliados, y mientras estas en los juegos eso es lo mas parecido a amigos que tienes, y creo que ahora ella necesita un amigo.
-¿Que te pasa?- le digo mientras imito su acción de tirar piedras al fuego.
-Nada- me da una respuesta fría que me esperaba.
-No se llora por nada-
-Y tu que sabes- se tapa la cara y se que vuelve a llorar.
-Soy de lo mas parecido que tendrás aquí a un amigo, no creo que encuentres a nadie mejor a quien contárselo- le explico mi teoría.
Se seca la cara para que no la vea llorar y cuando crea que ya no se nota me mira.
-Es complicado- de nuevo dirige su mirada a Giovanni y a Shasha.
-Tengo tiempo. ¿Es por ella?-
-Nunca he besado a nadie- me deja impactado, esa confesión era lo ultimo que me esperaba- No se si moriré en estos juegos, pero me niego a morir sin haber besado a alguien antes-
-Y querías que el fuese ese alguien- acabo de entenderlo, creo que le gusta Giovanni, aunque jamás lo habría adivinado por como le trata. Pero ahora que lo se, creo que teme que la chica del 10 le haga la competencia, porque la verdad que es guapa, pero yo no me había fijado.
-Tenia que haberla matado cuando se callo del árbol-
-¿El te gusta?-
-¿Que si me gusta?, pues no se si me gusta, no lo he sabido nunca, es mas una venganza. En mi distrito las chicas, es decir, todas las chicas y supongo que en parte me incluyo, les gusta el, es guapo y eso no se puede negar, y sabes que es lo peor, el día de la cosecha, cuando mi nombre salio y después el suyo supe que nadie buscaría que yo ganase los juegos, y para confirmarmelo, cuando estaba en el edificio de justicia las chicas que vinieron a verme solo lo hicieron para pedirme que le ayudase a ganar, que le necesitan, que seria lo mejor para todos- supongo que es una historia triste para ella, y que no esta de acuerdo- y si he venido aquí para protegerle, por lo menos quiero irme con algo que todas las chicas de mi distrito han deseado siempre-
-Y no piensas luchar por tus derechos e intentar ganar-
-No puedo, ya no tengo sitio a donde ir después de estos juegos, no hay lugar para mi-
-Pues entonces tendrás que irte con la cabeza bien alta-
-No creas que por esto voy a dejar de luchar, y ni mucho menos que te perdonare la vida, porque te equivocas. Estas en mi camino- me río casi sin darme cuenta. Me ha contado la historia de su vida y pretende meterme miedo aun así.
-Tu también estas en el mio, y yo mi vida no creo que la vaya a dar por cualquiera-

miércoles, 15 de agosto de 2012

Capitulo 15 (Geneva)

Aqui esta un capitulo mas, he conseguido subir de milagro, porque he encontrado un hotel en Ottawa con ordenador, así que aquí teneis un capitulo que os publico con mucho amor desde la mismísima capital de Canada, espero que os guste, tiene algo de accion. Y por cierto quiero dar las gracias a esos lectores que aunque no sois muchos, sois suficientes para mi, seguiré con mi blog de momento, así que disfrutarlo. Besos desde Canada :) 

Sin sueños ni pesadillas se me pasa la noche. Veo el sol asomar entre los árboles, y me quedo mirándolo hasta que mis ojos se acostumbran a la luz. Solo yo estoy despierta, y no tengo mucho sueño la verdad. Me pongo alerta en cuanto me acuerdo de donde estoy, porque después de una noche tan tranquila, se me habia olvidado por completo. Alcanzo una de las mochilas colgada del árbol por la cuerda y saco una de las cantimploras para mojarme un poco los labios ya que noto la boca seca. No bebo casi nada, con un sorbo me basta por ahora, no he hecho ejercicio así que no estoy cansada. Me pregunto si habrá muerto algún tributo durante la noche, pero me parece poco común para ser la primera noche. No quiero bajar del arbol yo sola, en parte temo a lo que pueda encontrarme y por otro lado, no creo que a Sidney le hiciese mucha gracia despertarse y no verme aquí. Me planteo despertarla, porque si sigo aqui sola, me sera inevitable ponerme a pensar en todo lo que sucede a mi alrededor, y no descarto un ataque de ansiedad. Eso me recuerda al ultimo que me dio, en medio del desfiles de los distritos, por culpa de ese chico, me metio demasiado miedo, pero ahora creo que mi punto de vista acerca de el ha cambiado bastante. Decido no despertar a Sidney, porque ese ultimo pensamiento que me ha venido a la cabeza me da buenas vibraciones. ¿Que debo de pensar acerca de ese chico? Debo verle como el mayor enemigo, o como un luchador que no busca mi muerte a no ser que sea necesaria, o quizas simplemente como un posible amigo, lo dudo, pero puestos a sacar las distintas posibilidades, porque no plantear todas. Se me ocurre una ultima, y si le viese como un posible ligue, la verdad es que no estaría nada mal, es un chico guapo, alto, atractivo, y muy distinto al resto de chicos a los que estoy acostumbrada a ver. Me recuerda en el algo a la gente del Capitolio, pero ya no tanto como la primera vez que le vi. Tiene una manera de ser muy distinta a la de la gente del Capitolio, es mas... Como expresarlo. Me viene a la cabeza esa sonrisa que me dedico antes de las entrevistas, y ahí hallo mi respuesta, es mas real, mucho mas real que ellos, tiene su propia personalidad, no es ni como yo ni como ellos, es único, y la verdad me da pena haberle ido a conocer en esta situación. Se que no debo cogerle cariño a nadie en estos juegos, ni siquiera a Sidney, porque para que pudiese ganar ella la que tendría que morir soy yo, y no quiero que eso suceda, pero no creo que a estas alturas pudiese vivir viendo morir a Sidney, creo que se ha convertido en una buena amiga, aunque quizas solo sea por el dolor y el miedo que nos une, pero la veo tan parecida a mi, tan alegre en la vida, que me parecería horrible ver apagar su luz, no creo que pudiese seguir viviendo con ello, haberla visto morir para ir a ganar yo, para algo tan absurdo, quizás lo mejor es que muriesemos las dos y que ganase otro, porque no creo que a Sidney le haga gracia el hecho de verme morir a mi.
Mi cabeza me esta empezando a dar demasiadas vueltas, estoy pensando demasiadas tonterias, lo mejor que puedo hacer ahora es depertar a Sidney, que ya es hora, no necesita dormir mas, y yo no quiero seguir estando sola.
La doy un golpecito en el hombro, sin mucho resultado, le acaricio la cabeza para que no se asuste y piense que hay peligro.
-Un poco mas mamá- me dice mientras se gira de golpe para un lado. Antes de sacar una de mis hachas me da tiempo a pensar que ha sido una mala idea ir a despertarla como si fuese su madre.
El saco tira de mi de golpe pero clavo mi hacha a tiempo para sostenerme a mi y al saco en el que estoy dentro junto a Sidney que esta colgando en el aire. Estamos demasiado alto, la caida seria mortal, y no puedo morir tan facilmente.
-Ahhhhh- grita Sidney, supongo que acaba de abrir los ojos y se ha dado cuenta de lo que ha pasado-
-No grites- la digo lo mas bajo y tranquila que puedo- nos oiran.
No se como consigo sujetar el saco y el hacha a la vez, pero esta dando resultado, pero las leyes de la física nunca fallan, si no hay motivo por el que no nos caemos, es que no tardaremos en caer. Me empiezan a sudar las manos, y se me resbala poco a poco el mango del hacha. Problemas.
-Nos caemos- la confianza de Sidney empieza a desaparecer- No te sueltes, ¿tienes otra hacha en el cinturon?
-Si!- no hay tiempo para preguntarle su plan.
Coge el hacha rapidamente y la clava como puede en el árbol, no se si eso sera suficiente, pero no veo mas opciones.
-Suelta el saco- me dice y yo lo hago sin pensarmelo dos veces. Agarro con las dos manos el hacha y recupero mi equilibrio, creo que ya estoy a salvo, pero no se si Sidney también. Miro hacia abajo y la veo colgada del hacha con el saco enredado en sus pies. El hacha no esta muy estable, empieza a salirse del arbol, justo cuando consigo coger a Sidney de la mano de forma segura para mi...
Veo el saco caer seguido del hacha que va a encontrarse con la pierna de Sidney muy bruscamente...
Subo a Sidney a la rama lo mas rapido que puedo y veo su rostro lleno de dolor. La pierna le esta sangrando, pero afortunadamente no es nada profundo segun parece. El hacha le ha caido de lado, y se ha llevado un trozo de carne de su espinilla, se que tiene que doler un montón, pero ahora mismo aqui arriba no hay nada que hacer, no hay espacio suficiente para vendarla ni tratar la herida.
-No te preocupes, no creo que sea nada demasiado grave- me dice Sidney- piensa en como bajar, yo estaré bien hasta entonces-
-Tranquila, todo va bien- es la única contestación que se me ocurre darle, porque su sangre brotando de la pierna me pone algo nerviosa, y aunque no es mucha, no puedo evitarlo.
Cojo la mochila que cuelga del árbol y la bajo con la cuerda seguida de la otra y después ato a la cuerda un arnés que había en la mochila de Sidney, y se lo pongo a ella para bajarla. Me parece algo peligroso bajarla así del árbol, pero no veo muchas mas opciones.
-Puedo ir agarrandome al árbol para bajar- me comenta- no estoy tan mal, puedo conmigo misma de momento-
-Seria de gran ayuda, no quiero que te caigas, te juro que si caes caere cont...-
-No Gen, no haras eso, ni si te ocurra, ya sabes lo que pienso...- me ha llamado Gen, nunca nadie me había llamado así,me resulta extraño, pero por otro lado me gusta. De todas formas, lo importante es lo que me acaba de decir.
-También sabes lo que pienso yo- no se si lo sabe, porque ni siquiera lo se yo, pero ha sonado convincente -Todo va a salir bien- la frase tonta de siempre ha salido de mi boca, esa frase se suele utilizar para calmar los ánimos, pero en realidad suele poner mas nervioso, porque oirla supone saber que algo va mal.
-Lo se- me guiña un ojo de amistad, y se agarra al tronco para que empiece la bajada.
Rodeo el arbol con la cuerda para que sirva de polea, y cuando creo que todo esta listo hago una señal que significa adelante, y comienzo a soltar cuerda muy despacio. La cosa no va mal, y cuando creo que ya esta abajo prácticamente me despreocupo y dejo de mirar hacia abajo. Me doy cuenta de que es un grave error justo a tiempo para mirar y ver a un pajaro con pinta muy extraña acercarse a Sidney. No se si sera un muto del Capitolio o un animal corriente pero es mejor no arriesgarse.
-Cuidado con el pajaro!- le grito a Sidney, que cuando lo ve reacciona apoyando su pierna buena en el suelo y consigue saltar al otro lado del inmenso tronco para alejarse.
Me doy prisa en bajar yo con la ayuda de mis hachas como siempre. Pongo un pie en el suelo y antes de que me de tiempo apoyar el segundo, una de mis hachas parte en dos al horroroso pajaro sin identificarlo tan solo.
Corro para ponerme al lado de Sidney y agarro una de las mochilas que adivino que es la de las medicinas, y la abro al caer al suelo.
Saco la caja de primeros auxilios, y busco el yodo para desinfectar la herida lo primero. Pienso que antes debo de limpiar la sangre, y cojo unos algodones. Le pongo unos pocos en la boca y ella entiende perfectamente para que son, esto no va a ser muy agradable.
Rapido cubro la herida con los algodones e intento limpiar la herida sin presionar demasiado. Me fijo en ella que mira para otro lado e intenta aguantar el dolor como puede. Vuelvo a coger mas algodones y esta vez los empapo en yodo, y rapido para que todo sea mas llevadero los pongo en la espinilla de Sidney. Aplico mas yodo a la herida diractamente, y cuando creo que ya esta desinfectada y lista para vendar, rebusco en el kit una venda suficientemente grande, y abro el plastico que la envuelve. Levanto su pierna a mi hombro y le quito los algodones para empezar a vendar. Ha dejado de sangrar, así que me atrevo a asegurar que esta fuera de peligro. Vendo rápidamente, como nos enseñan a hacer en mi distrito cuando somos pequeños, ya que, como es lógico, en el bosque hay mucho accidentes con las hachas. Hago un nudo simple para terminar de colocar la venda, y después bajo su pierna y la pongo encima de una mochila para que se quede un poco en alto.
-Listo- le aviso- ¿Te duele mucho?- abre los ojos y mira su pierna. Se saca los algodones de la boca.
-Menos que antes- responde algo aliviada- muchas gracias Gen, no tenias porque haberlo hecho-
-No me des las gracias, estamos juntas en esto recuerda-
-Lo se, pero en los juegos solo puede haber un ganador, y tu podrías haberte librado de uno de tus contrincantes ahora, pero no lo has hecho-
-Sabes que no lo haría, si ganamos, ganamos juntas, dos ganadores- suena absurdo- Me pregunto que harían en el Capitolio si quedasen dos últimos tributos que no estén dispuestos a matarse entre ellos-
-No lo permitirían, eso no puede pasar, harían algo para librarse de ellos cuando todavía quedasen mas tributos- no le hace gracia mi idea, creo que tiene muy presente que su muerte se acerca y que es algo inevitable.
-Odio los juegos-
-Supongo que todos lo hacemos, menos los asquerosos del 1 y del 2-
-Quizás ellos también los odian, pero intentan ocultar, es lo que les enseñan en su distrito, además este año solo hubo una voluntaria-
-No les aprecies, todos dan asco,     solo se alían para luego matarse entre ellos cuando ya no se necesitan, son mala gente, son ratas del Capitolio- su odio hace que baje el dolor de su pierna.
-Pero no todos tienen porque ser así, de verdad crees que el chico del dos quería estar en estos juegos, no lo creo-
-Ese el que mas, ese es uno de ellos uno del Capitolio, y buscaran que gane porque es como ellos, y les encantaria que ganase, da verdadero asco, en realidad nosotros solo somos peones en sus juegos- se contradice con lo que dijo de el ayer, y me imagino que se ha dado cuenta de como es la realidad, ese chico no morirá tan fácilmente como pensó al principio
-Eso no es justo- mi punto de vista sobre este chico cambia cada vez mas- no puede ganar por eso, nosotros tenemos las mismas posibilidades que el-
-Gen, ojala fuese cierto, pero te estas engañando, no tenemos posibilidades, o por lo menos yo, no se usar ningun arma, no se atacar ni defenderme, solo les podemos ganar cuerpo a cuerpo, pero yo no puedo, y no se si tu te ves capaz, pero si se da un enfrentamiento final entre tu y el, yo apostaría por ti, pero para eso hay que llegar hasta ahí y superar todas las pruebas del Capitolio-
-Las dos tenemos las mismas posibilidades, podremos con ellos, no podrán vencernos-
-Es mejor no pensarlo, todo se decidirá en un par de semanas- me dice para relajar el ambiente- ahora vamos a comer algo, que ya es hora, el sol ya esta en los mas alto, así que se nos ha ido la mañana.
Me callo y la hago caso. Miro hacia el pájaro que he matado antes, pero allí no queda ni rastro de el. Me asusto al principio pero al recordar como son los juegos, se me pasa.
-Ire a dar un rodeo, estate alerta, nunca se sabe lo que puede pasar- le anuncio.
Hacha en mano empiezo a caminar rodeando nuestro campamento, pero no parece haber ni rastro de tributos ni de ningún animal que nos sirva de comida. No tardo en regresar con algunas hierbas que me han parecido apropiadas para recolectar gracias a lo que nos enseñaron en el centro de Entrenamiento.
-Podemos hacer una sopa- le enseño las hierbas a Sidney, que sonrie.
-Buena idea, busca una olla que hay en mi mochila, no es muy grande, pero servirá-
Junto unas maderas y además de la olla cojo unos fosforos de mi mochila para encender una pequeña hoguera y poder calentar el agua para la sopa.
Vierto agua de una de las cantimploras y la mezclo con las hierbas y con lo que me parece adecuado que hay en mi mochila. Cuando esta listo enciendo el fuego con cuidado de que no llame la atención el humo. Tarda mucho en calentarse la sopa porque el fuego no es muy grande. Nos la tomamos sin prisa y alerta como siempre, y después acuerdo con Sidney pasar la tarde ahí para que a ella se le pase el dolor de la pierna, y me promete que mañana estaremos en marcha. Hablamos sobre nuestras cosas y me confiesa que en su distrito hay un chico que le gusta bastante, y que le beso cuando la eligieron en las cosechas, justo antes de irse a los juegos, pero que ya era tarde para ella, ya no tenia sentido porque no confía en volver a verle.
Es agradable hablar con Sidney sobre cosas personales, porque además de que se que no se las contara a nadie, parece entenderme. La noche llega y no tengo demasiado sueño, pero Sidney no piensa lo mismo. Decido dejarla que se acomode en el saco y yo me apropio de las esterillas. En el suelo es mejor vigilar por la noche así que la digo que yo haré el primer turno, y que la despertaré para que haga el suyo. Miro hacia ella hasta que se duerme y después centro mi cabeza en otra parte.

martes, 7 de agosto de 2012

Capitulo 15 (Garson)

 De nuevo siento el retraso, y debo avisar que no se si volvere a subir hasta que este de vuelta el dia 23, pero hasta entonces disfrutar de este, prometo que el siguiente tendra mas accion :)
 
No tarda en llegarme mi turno para hacer guardia, y aunque intento evitarlo, me es inevitable darle vueltas a la cabeza. Lo primero que se me viene es el hecho de haber matado a gente. Me resulta muy difícil asumirlo, pero es lo que hay y ya no puedo borrarlo. Me consuela un poco pensar que lo hice por defensa propia, ya que ellos pensaban matarme, porque si no yo no les habría matado. Eso me recuerda a como le perdone la vida a Elle, creo que si Melodie lo supiera no le haría ninguna gracia, pero no pienso contarlo.
Lo siguiente en lo que pienso es en el comienzo de los juegos, fue muy impactante, para mi, supongo que para todos los espectadores del Capitolio y para el resto de tributos, excepto para algunos que seguramente ya lo sabían. Ciertamente estoy pensando en Geneva, no creo que lo supiera claramente, porque si no no le habría dejado hacerlo, no tiene pinta de ser tan mala persona, además si no me equivoco, ella y su amiguita hoy no han matado a nadie, salieron de rositas, y siguen vivas dentro del bosque. Por un lado la idea me suena agradable, pero por otro, quizás hubiera preferido que Geneva muriese en la Cornucopia a manos de cualquiera que no fuese yo, porque se que ahora si me la encuentro tendré que matarla, y no tendré mas opciones, o eso creo...
Me pregunto cual seria mi reacción al encontrármela frente a frente en los juegos. ¿Atacaria, o me lo pensaria? De momento no lo se, pero tengo que pensar en una solución aplicable para ese problema.
Miro a Giovanni que se mueve y me da un golpe en el hombro con una mano. Me aparto para dejarle espacio, y vuelvo a mis pensamientos.
Me fijo en la linea del horizonte, y bajo los ojos para observar la arena con mas detenimiento. Los árboles son bastante altos, y parecen todos bastante iguales. Las extrañas montañas rusas sobre salen por arriba y en una de ellas veo pasar un vagón a alta velocidad. No seria una mala idea subirse, seguro que la atracción para en algún sitio aunque sea muy poco tiempo, porque si no, no tendrían ningún sentido las atracciones en los juegos, seguro que están ahí por algo y para algo, pero aun no se en que. Si voy a morir en los juegos espero poder vivir la experiencia de montarme en una de estas atracciones, seria un buen recuerdo con el que morir.
Se me ocurre la pregunta de las cosas que me gustaría hacer antes de morir, y me pongo a pensar. Sin duda una seria estar con una chica y besarla, me encantaría probar esa sensación. En mi distrito hay muchas parejas, quizás por conveniencia, pero estoy seguro de que mas de una siente amor, y a mi me gustaría sentirlo por alguien.
Un flash viene y va de mi cabeza. Al principio no consigo descifrar lo que es, pero poco a poco va tomando forma. Al principio es solo una mancha, luego va tomando forma de algo parecido a un arbol muy esbelto, y luego coge una gran belleza y cuando lo tengo ya casi claro, el flash desaparece.
Salgo de ese pensamiento, y vuelvo a la pregunta anterior, que mas cosas me gustaria hacer antes de morir, pues supongo que batir un record de algo, hacer algo que nadie haya hecho nunca antes. También me gustaría visitar partes del mundo que fueron destruidas con el paso de los años, se que hay algo mas allá de Panem, pero Snow no quiere que lo sepamos. Otra cosa que haría seria contarle a alguien mi vida, para que aunque solo sea una persona me recuerde para siempre, y quizás le cuente mi historia a otra gente y ellos también me recuerden. Sigo pensando mas cosas, y cuando no se me ocurren mas, me pongo a cantar una canción que me cantaba mi madre para dormirme cuando era mas pequeño. "Criticar por criticar". Me gusta mucho, y creo recordarla entera, la canto unas cuantas veces hasta que decido que es hora de darle el relevo de guardia a Giovanni, el tiempo pasa muy rápido en los juegos, así que calculo que llevo tres horas despierto, y sin pensarlo mas me acerco a Giovanni y le doy un golpe en el hombre, no demasiado fuerte por si al despertar se asusta y me confunde con otro. Me cuesta conseguir que abra del todo los ojos, pero lo consigo y cuando esta despierto del todo me acuesto yo, recordando el flash que me vino antes a la cabeza. Creo que ya se lo que es, así que me duermo con buen sabor de boca.
             **************
Amanece pronto, y en cuanto veo el sol me despierto, no puedo evitar pensar en el peligro que corro estando dormido. El miedo de que tus aliados te maten o abandonen mientras duermes siempre esta ahí. Prefiero estar despierto durante el día, porque por las noches todos los tributos suelen dormir, y por el día empiezan nuevas oportunidades para matar.
Aun sigue Melodie dormida, así que no tengo prisa por ponerme en marcha, y me tomo mi tiempo para ponerme de pie. Giovanni no tarda mucho en darse cuenta de que estoy despierto, pero no me lo hace saber, simplemente aparenta estar alerta ante el peligro para que vea que ha cumplido con su turno. Me acerco a el cuando estoy listo y me siento a su lado en una silla plegable para prepararme mi desayuno.
-¿Alguna novedad?-le pregunto.
-Aquí no ha pasado nada- me dice- todos están dormidos, es lo que suele pasar el primer día de los juegos-
-Lo se, pero no es malo prevenir. Tampoco nadie había saltado antes de tiempo en la Cornucopia como estrategia de distracción, y ya comprobamos ayer que todo es posible en los juegos-
-Cierto, la verdad es que esa muerte fue muy impactante para todos. Quedate por aquí, voy a rodear la Cornucopia-
Se levanta y se va dejandome solo con mis pensamientos de nuevo.
Tarda demasiado en venir, así que como no quiero sentirme tan solo, decido despertar a Melodie delicadamente.
Cocino un par de huevos en la sarten y les añado hierbas aromaticas. El olor es muy fuerte, y Melodie sucumbe a el abriendo los ojos de golpe.
Se levanta casi de un salto, supongo que pensaba que se trataba de un incendio, y cuando ve su error se lanza al suelo de nuevo, pero se queda sentada. Se despereza y tarda en darse cuenta de que aquí solo estamos ella y yo.
-¿Que ha pasado?- pregunta agarrando su espada de forma autorefleja.
-Es el desayuno- le digo vacilando.
-¿Donde esta Giovanni?- mi broma no le hace ninguna gracia, y se acerca a mi con la espada.
-Se fue a dar una vuelta- no puedo evitar soltar una risa tonta, que no le hace tanta gracia como a mi- volvera pronto-
Da un paso mas hacia mi con mirada amenazante, pero justo aparece Giovanni entre los árboles y Melodie y yo apuntamos automaticamente nuestras armas hacia el. Sube las manos justo a tiempo para que le reconozcamos. Bajamos las armas lentamente casi al mismo tiempo y Giovanni llega a nosotros también a paso lento.
Me parece reconocer en el rostro de Melodie una expresión de ganas de matar que me hacer sentir miedo en cierto modo, el hecho de que en algún momento Melodie vendrá a matarme no se me va de la cabeza y según parece por su mirada, a Giovanni tampoco. Después de mirarme viene a sentarse a mi lado, e intentar hablarme sin que Melodie se entere.
-Sabes que lo hará- me susurra- no pienses en ningún momento que se va a echar atrás por ninguna razón. Somos carne de cañon, esto solo es pasajero-
-No le va a ser tan fácil- le digo con el mismo tono de voz.
Melodie nos mira pero no parece estar enfadada.
-¿Cual es el plan para hoy?- nos pregunta.
-No hay nada planeado, pero deberiamos inspeccionar el bosque- respondo- puede que tengamos algún espia.
-Eso es cierto, pero tampoco es bueno que nos arriesguemos a enfrentarnos al resto de profesionales el primer dia- explica Giovanni.
-Pues a ti te convendría que el- me señala Melodie- y yo acabasemos con ellas rápido- se lo dice con tono de burla, pero Giovanni sabe que le esta llamando débil, y no parece hacerle gracia.
-Puedo acabar con ellas cuando quiera y sin dificultades, y tu tampoco te quites de mi lista-
-No me hagas reir anda- responde Melodie- vamos a desayunar, que aun queda tiempo para decidir todas esas cosas.
Después del desayuno acordamos que yo me quedare vigilando el campamento, y aunque la verdad no me apetece estar solo, así funcionan los turnos, y hoy me ha tocado.
Me quedo solo y no me apetece demasiado pensar así que decido distraerme. Cojo mi arco y mis flechas y me situo frente a una diana que improviso con lo primero que encuentro en las provisiones.
Todos los tributos en los juegos suelen hacer este tipo de cosas en algún momento, suelo verlo en la tele, y la verdad es que te quita casi de cualquier pensamiento absurdo que se te pasa por la cabeza.
Estoy todo el dia concentrado en mis flechas, y cuando me quiero dar cuenta ya es de noche y empiezo a oir pasos por el bosque cerca de mi.

lunes, 30 de julio de 2012

Capitulo 14 (Geneva)

 Se que he tardado mucho en escribir cap, pero es que no tenia el ordenador ni tiempo, prometo que cuando vuelva a Spain subire muchos mas y mas amenudo, que seguire en canada hasta el 23 de agosto. Disfrutarlo:

El bosque no me inspira demasiada confianza, pero es la única opción que tenemos, sigo corriendo a menos de un metro de Sidney que me guía mientras nos adentramos en la oscuridad del bosque.
Cuando parece que no hay nadie cerca de nosotros nos paramos para repartir el equipaje, a parte de por la diferencia de peso, en el caso de que nos ataquen, ambas estaremos armadas. Me quedo con las hachas y abro una de las bolsas llena de cuchillos que a la vista parecen mortales. Sidney se queda con la lanza y abre la otra bolsa en la que encuentra una especie de cervatana y unos cuantos dardos venenosos metidos en una caja de madera. Se la queda para ella y yo le doy algunos cuchillos, ya que en la bolsa hay demasiados, y no soy capaz de llevar hachas y cuchillos con tanta facilidad. Me coloco uno de los cuchillos en el cinturón y solo cojo cuatro hachas que sostengo con facilidad en mis manos, el resto lo guardo en la mochila de gran dimensión que me da Sidney, y me cuesta guardarlo porque esta bastante llena. Pesa bastante, pero le quito importancia. Sin revisar su contenido, decidimos seguir corriendo hasta encontrar un buen sitio donde escondernos.
No tardamos en descubrir lo que esconde la arena a medida nos vamos adentrando en el bosque nos topamos con enormes montañas rusas que parecen en funcionamiento debido al ruido que hacen. No va a ser fácil conciliar el sueño en estos juegos. Además de estas atracciones que en su mayoria parecen estar a la altura de las copas de los arboles, no parece haber muchos mas peligros. Aun seguimos corriendo un rato mas hasta que ambas estamos cansadas y decidimos que estamos fuera de peligro. Descansamos un rato y después pensamos que seria una buena idea asegurar el terreno y ver a cuanta distancia estamos de la Cornucopia.
Me ofrezco para subir a uno de los árboles, pero Sidney propone que es mejor que me quede yo abajo con las armas cubriendole las espaldas, porque si subo yo y nos atacan ella no tendría muchas posibilidades. Me parece una buena idea, además tampoco conviene discutir, y no hay nadie por aquí cerca que vaya a atacarnos, estoy casi segura.
Sidney coge dos de los cuchillos, uno lo pone en su cinturón y otro en la boca, y comienza a trepar con gran facilidad, agilidad y rapidez. Cuando llega arriba me saluda con una sonrisita triunfante. Y me indica que preste atención a lo que pasa aquí abajo.
No parece haber mucho peligro, así que me distraigo lanzando mis hachas contra un árbol.
Pasa un rato hasta que Sidney baja del árbol. Se acerca a mi que sigo encarada con el árbol y me detiene de lanzar una nueva hacha.
-Vaya agujero que le has hecho al árbol- me dice sorprendida.
Me rio un poco y mientras guardo mis hachas le pregunto por lo que ha visto arriba.
-Bueno el bosque parece muy grande- me explica- las atracciones están por todas partes, y parecen peligrosas. He visto la Cornucopia pero solo la punta dorada ya que esta demasiado lejos. Hemos corrido mucho, y no me parece haber visto a ningún tributo, ni cerca ni lejos, asi que creo que estamos asalvo.- concluye y se sienta a mi lado.
-¿Tienes hambre?- le pregunto, ya que hace rato que me suenan las tripas, y mejor no hablar de la sed que tengo.
-La verdad es que es mas la sed que el hambre- me contesta y se me escapa una risa tonta, parece que tenemos telepatia.
-Abramos las mochilas, quizas encontremos agua-
-No lo creo, suele haber cantimploras vacías, pero nunca agua. Habra que buscarla.- Me lanza una mochila- pero antes necesitamos las cantimploras-
Le hago caso y comienzo a rebuscar en la mochila. Lo primero que encuentro a parte de mis hachas y cuchillos es un pequeño jersey de color verde fosforito, supongo que hecho aposta para llamar la atención. Despues saco un obillo de lana que supongo que sera bastante útil. También encuentro unas piezas de madera de ditintos tamaños y formar. Lo siguiente que encuentro es la esperada cantimplora, y como creiamos, esta vacia. Mas abajo hay un kit de primeros auxilios que contiene un poco de todo. Afortunadamente tambien hay algo de comida. Un paquete de pipas saladas, dos manzanas un poco pasadas pero comestibles, un paaquete con bollos de azucar, y unas cuantas tiras de cecina mezcladas con tostadas de pan duro. Mas abajo encuentro un cuaderno con pocas hojas, y un palo con tinta de boli en el centro. Mas abajo encuentro una linterna junto a una caja de fosforos. Y por ultimo abajo del todo encuentro un plastico muy grande que envuelve unos imanes que no se para que sirven.
Miro a Sidney con la cantimplora en la mano y ella me responde enseñandome otra mas pequeña pero igual de útil. Me fijo en todo lo que ha sacado de la mochila y veo un saco de dormir con pinta de ser calentito y comodo. Tambien hay un impermeable y unn par de esterillas no demasiado grandes. Me fijo en un neceser a su izquierda y me acerco para cogerlo. Dentro hay un antifaz par los ojos y un paquete con tapones para los oidos, muy buena idea la verdad. No saca nada mas y vuelve a meter todo en la mochila, menos la cantimplora, yo de nuevo la imito. Me pongo en pie y tomo la iniciativa de empezar a caminar. La caminata no es demasiado larga porque en el medio de lo que se diria ninguna parte hay una pequeña nubecilla de la que no para de caer agua. Meto la cabeza debajo y pruebo el agua, parece normal así que pongo la cantimplora a llenarse. Sidney bebe un poco antes de llenar la suya. Las llenamos hasta arriba para no desperdiciar ni una gota. Nos mojamos tambien entre nosotras. Es gracioso poder tomarse parte de los juegos entre bromas y risas. Esperamos un poco para movernos y comentamos algunas cosas que han pasado hasta ahora. Entre ellas la muerte de Sam. Sidney dice que fue un gran gesto, y que quedaría para siempre en la historia si yo conseguía ganar. Según ella estos juegos serán míos porque soy la mas fuerte y astuta, pero no se porque yo no lo tengo tan claro. No creo que ninguna de vosotras vayamos a ganar, y menos si se tiene en cuenta al resto de profesionales. -No pienses en el rarito ese como ganador- me dice- en poco rato saldran las muertes de hoy, y seguro q su cara aparece en el cielo- no se si me hace mucha gracia lo que dice, pero la doy la razón.
Nos levantamos para volver a nuestro lugar anterior y montar allí el campamento. Tenemos mucha suerte por el camino ya que se nos cruza un conejo regordete, y le lanzo un hacha de forma autorefleja. Le corto la cabeza y Sidney se acerca para cogerlo y lo alza como si fuese un premio. Hacemos un pequeño fuego con las técnicas que nos han enseñado estos días para no hacer humo. Comemos rápido y nos preparamos para ver las caras de los caidos en el cielo.
Cuando suena el himno por segunda vez recuerdo lo que habia dicho Sidney del chico del dos y le doy un empujón que ella entiende a la perfección, su cara no estaba en el cielo. Solo ha caido un profesional, el chico del uno. Solo quedan nueve tributos además de nosotras, eso es buena señal.
Subimos a un arbol que nos parece lo bastante amplio y apropiado para pasar la noche, y con ayuda de una cuerda, subimos las mochilas. Nos metemos las dos en el saco y cierro los ojos sin decir nada mas para pasar mi primera noche en la arena.

lunes, 16 de julio de 2012

Capitulo 14 (Garson)

Siento la espera pero es que no he tenido tiempo, disfrutarlo:

Giovanni tiene razón, ahora todo ya es más fácil,hemos pasado lo peor, ya tenemos armas y tampoco quedan demasiados tributos rondando la Cornucopia. Ahora solo habrá que matar a algún despistado, y aunque la idea de matar sigues sin hacerme ninguna gracia, se que es lo que tengo que hacer, me repito a mi mismo, que es mi vida o la suya. Antes de empezar a correr para despejar el territorio de la Cornucopia, ya que lo ideal seria quedarnos por esta zona con todo lo que hay en ella para poder sobrevivir, me paro un segundo a pensar si Geneva seguirá viva y le salio bien su estrategia, pero no me gusta ese pensamiento, así que echo mi arco a la espalda y me armo con suficientes cuchillos para poder arrebatar las vidas necesarias. Empiezo a correr rodeando la susodicha, y en una de las curvas una lanza me pasa rozando la mejilla. Me giro para ver quien la ha lanzado, y como ya me imaginaba encuentro a Elle mirándome, quizás mas asustada de lo que creí. Tiene otra lanza en la mano, y cuando ve que no caigo a la primera la prepara para lanzarla, pero sabe que no tendría ningún sentido, la distancia es lo suficientemente larga para que yo la esquive y lo único que conseguiría seria perder la lanza, y con ella probablemente la vida. No quiero ser menos, así que preparo los cuchillos apuntando en su dirección, aunque se que no debo matarla, no esta bien visto en los juegos matar a tu compañero de distrito, a no ser que sea estrictamente necesario, y seguramente yo perdería patrocinadores.
Elle me mira indecisa y a la ves asustada. Presiente su muerte. Y yo tengo que aprovechar este momento para echarselo en cara.
-¿Que pasa?- le grito- ¿Ya no estas tan segura de que estos van a ser tus juegos?- se que eso le ha llegado dentro, pero también se que no puedo matarla tan pronto, así que bajo los cuchillos y le hago un gesto con la cabeza para que corra, y no tarda ni un segundo en hacerlo. Le he perdonado la vida y eso no se paga fácilmente, Elle ya no me supone una rival mas. Sigo rondando la Cornucopia, pero allí no parece haber mas tributos. Me fijo en Melodie que acaba de clavar su espada en el que es posiblemente el ultimo tributo que quedaba por la zona. Me decido a volver al interior para comprobar si Amber sigue allí dentro, pero si así fuese, no tendría muy claro lo que hacer, y aunque se que no es la mejor idea preparo mi arco para matarla a una distancia considerable, y que no pueda tocarme. Me armo de valor y empiezo a correr, preparado para lo que sea, y cuando estoy en la puerta entro sin pensarlo dos veces. Tenso la cuerda al máximo y... Menos mal que me he detenido a tiempo. Giovanni me mira sorprendido, y se que ha debido de ver toda su vida por delante en este momento, pero ha tenido suerte, le he reconocido a tiempo.
-Ya no quedan mas tributos aquí, y los que siguen vivos han huido- le digo para tranquilizarle, porque le veo tenso, y no me sirve así como aliado. Me adentro hacia la Cornucopia para observar lo que hay, y el que se encuentra cerca de la entrada observa cada uno de mis movimientos. Le miro yo también, porque no me gusta que me controle.
Mi arco se tensa de nuevo, justo a tiempo para gritarle a Giovanni que se agache. Y mi flecha se clava en el corazón de una chica que se acercaba hacia Giovanni para arrebatarle la vida armada con otro frisbi como el que vi antes.
-Gracias- me dice Giovanni cuando ambos volvemos a poner los pies sobre la tierra. Se acerca a mi y me choca la mano.
Me equivoque, si que quedaban mas tributos, pero no tarda mucho en unirse a nosotros Melodie, que nos asegura que ya no hay peligro.
Giovanni no se fia y sale a mirar por si se vuelve a llevar otra sorpresa, mientras Melodie y yo nos encargamos de abrir cajas para crear nuestro campamento.
Encontramos de todo, y creamos nuestro escondite cerca de la Cornucopia. Nos lleva toda la tarde, y cuando esta todo listo yo me dedico a inspeccionar las armas, entre ellas el frisvi. Me sorprende encontrar gran cantidad de ellos, y resulta ser un arma letal con cuchillas afiladisimas, muy fácil de lanzar, y no necesitas tener una gran punteria para lanzarlo, porque vuela hacia donde quiere. No se porque habrán metido este nuevo arma en los juegos, pero seguro que alguno de los tributos influyó en ello, así que tendré que tener cuidado con el si se ha hecho con uno de estos frisvis.
Melodie hace la cena, y establecemos turnos para proximas ocasiones.
Vamos a comentar las muertes justo cuando empieza a sonar el himno del Capitolio para mostrarnos a los caidos. Han sido trece por los cañonazos. Intento reconocer a los que he matado y como ya imaginaba el primero en aparecer es el chico del uno. Melodie se sorprende, pero esboza una gran sonrisa. Pasan directamente al distrito tres donde aparecen los dos tributos, y recuerdo el momento en que mate a ella. Saltan al cinco donde aparece la chica. Y luego el chico del seis. Le recuerdo como el primer chico que pretendía atacarme con uno de esos frisvis. En el siete aparece el chico de la explosión y me doy cuenta de que es el compañero de Geneva, y quizás solo lo hizo para darle ventaja a a ella. En el ocho aparece el chico y en el nueve la chica seguida del chico del diez. A partir de ahí todos los tributos estan muertos, y a la chica del once tambien la reconozco, la mate para salvar a Giovanni. Las imagenes desaparecen, y cada uno decimos a quien hemos matado. Yo cuento que mate a cuatro, entre ellos al chico del uno y ambos me dan la enhorabuena. Giovanni dice que solo ha matado al chico del tres, y que le costo bastante porque se resistía. A Melodie y a mi nos parece un numero muy bajo. Melodie dice que ella ha matado a cuatro, y que eran de los distritos mas pobres, asi que intuyo que ella se ha encargado, del tributo del 10, del del 11 y de los dos del 12. Quedan tres, sin contar al de la explosión, así que se los atribuimos a Amber y Elle, ya que son la profesionales que quedan vivos.
Pienso en Geneva, y me reconoforta algo saber que no ha muerto el primer día, y que tampoco la he matado yo. Después de eso me duerme esperando a que me toque mi turno para vigilar.

lunes, 9 de julio de 2012

Capitulo 13 (Geneva)

Al final he conseguido subir cap hoy, seguire escribiendo, pero tardare en subirlos, y a veces pondre varios de golpe, pues lo dicho, disfrutar y un beso desde Canada

Me levanto de la cama algo temprano, aunque no haya dormido ni bien ni suficiente, llevo toda la noche dando vueltas en mi cabeza lo que me dijo Sam, espero que no sea una trampa, pero de momento es de las cosas que menos claras tengo, aunque he decidido hacerle caso, quizás quiera cubrirme la espalda, pero en ese caso el no tendrá nada que hacer... Me dirijo al armario y cojo una bata para salir al comedor. Me fijo en el traje que hay colgado en mi puerta, pero solo lo miro de reojo. Salgo por la puerta y en el comedor aun no hay nadie, excepto un avox que me indica con la mano que puedo servirme lo que quiera. Me pregunto si los avox dormir an algo, o siempre están trabajando. Las sillas son incómodas pero no me importa. Me sirvo un poco de todo y me lo como despacio para no vomitar y tener fuerza para lo juegos. Debe de ser muy pronto, porque no aparece nadie, y no se lo que tengo que hacer, así que por intuición cuando acabo de comer me voy a duchar, y me visto con el traje de mi puerta. No tardo demasiado, pero estoy demasiado nerviosa, y parece que los nervios podrán con mi vida si sigo así que me siento en la cama y empiezo a respirar profundo.
Pasa un rato muy largo hasta que Noel aparece en la puerta de mi habitación para pedirme que me ponga el traje, cosa que yo ya he hecho, así que me dice que voy con el tiempo justo para despedirme de Lisa que la encuentro en la puerta del ascensor apunto de ir a cerrar tratos con los patrocinadores. Me ve y me abraza, y aunque me doy cuenta de que no tiene tiempo, se permite decirme unas palabras:
-Geneva, piénsate mucho si de verdad hay algo por lo que debes volver a tu casa, porque si no lo hay, hay veces que es mejor no volver, no merece la pena- la voz de Lisa suena dura, pero me doy cuenta de que tiene razón, quizás volver de los juegos me arruine la vida, y se que lo dice porque ella tiene esa experiencia. El ascensor se abre y se mete dentro - Ve con Noel, y piensa en lo que te he dicho. Suerte.
Suerte, esa palabra empieza a no gustarme, parece haberse convertido en algo malo desde que se lo dije al chico del dos. Intento olvidar a Lisa por el momento, y vuelvo a mi habitacion donde me espera Noel con un cepillo y una goma.
-Siéntate, te peinaré para que estés cómoda en los juegos- me dice y yo obedezco.
Me divide el pelo en dos partes, y me hace dos trenzas de raíz, pero la parte de abajo de mi pelo la deja suelta, para que no me tire tanto el pelo. Son muy cómodas, y parecen estar hechas a la perfección. Me levanto, y Noel me toma de la mano para llevarme al balcón, donde en poco segundos aparece un aerodeslizador que nos recoge con una pinza. Una vez arriba una señora con una bata blanca se acerca a mi con una jeringuilla en la mano que me clava en el antebrazo. Siento algo de dolor, pero se me pasa rápido. La mujer se va y Noel me dice que ese es mi localizador en los juegos, y que sera mejor que no lo toque demasiado.
El viaje es corto, y en poco tiempo Noel y yo nos metemos en un ascensor que nos lleva debajo de la que será mi arena. En la puerta del ascensor unos agentes de paz controlan mi traje y el de Noel para cerciorarse de que no llevamos nada peligroso no permitido en los juegos. Al pasar el control seguimos andando hasta atravesar una puerta, que da a una habitación de color blanco, que intuyo que es la sala de lanzamiento.
Noel coge una chaqueta del perchero y me la entrega. Me la pongo, y después me pone otra cosa en la mano derecha que con facilidad adivino lo que es: es el anillo que me dio la niña a la que sustituí en la cosecha en el que pone nunca olvides quien eres. Lo recuerdo y rapidamente lo coloco en mi dedo, justo antes de que una voz avise de que quedan 10 segundos para el lanzamiento. Me meto en mi cápsula y Noel me da un beso en la mejilla. Se queda mirándome fijamente a los ojos hasta que ya no puedo verle. Asi que miro para arriba y me preparo para enfrentarme a mi arena.
El sol que me llega es muy fuerte, asi q dispongo mis ojos para acostumbrarlos al sol rápidamente, y cuando estoy fuera del todo, creo que puedo verl casi bien. Miro a mi lado, y veo a Sidney a solo un tributo de diferencia, lo cual me viene muy bien, y antes de que comience la cuenta atrás busco a Sam que le encuentro mirándome. Cuando se da cuenta de que yo también le miro sonríe y asiente para mi. No puedo evitar pensar, que quizás esa sea su última sonrisa. 60, 59, 58... Vuelvo a mirar a Sidney y le hago el gesto acordado para correr a la Cornucopia, ella asiente satisfecha, y se prepara para correr sin pensarlo ni un solo segundo mas.
47, 46, 45... Busco a los tributos del tres, pero no les encuentro cerca, así que me despreocupo y me digo a mi misma que ya les encontraremos si salen del baño de sangre.
35, 34, 33... Me fijo en el centro de la Cornucopia y veo las hachas no muy lejos de la boca de la misma asi que me preparo para correr mucho, y tambien me fijo en otras armas que no me vendrá mal tener como un lanza clavada en el suelo junto a las hachas.
20, 19 ,18... Todos los tributos están listos y no puedo evitar volver a sentir nervios.
13, 12, 11... ¿Qué hará Sam? Vuelvo a mirarle y tiene las manos juntas agarradas con mucha fuerza.
10, 9, 8... Sam se prepara y creo q ya se para que es, pero ya no puedo impedirlo, así que estoy lista para correr, y advierto a Sidney de que haga lo mismo.
6, 5, 4... Cierro los ojos fuertemente.
3 Garson
2 Booom
1, 0... Corro como jamás habia corrido hacia mi objetivo,abro los ojos mientras corro y veo que Sidney me ha hecho caso, porque tambien corre, y puedo ver que somos las unicas.
Antes de lo que me esperaba llego a mi objetivo y agarro las hachas metidas dentro de una gran bolsa, la lanza, y otras dos bolsas con algo dentro que no consigo descifrar lo que es.
Antes de volver a echar a correr, miro hacia el sitio de Sam, y veo lo que esperaba, es decir, nada, no queda nada de el...
Corro de nuevo y no tardo en dar alcance a Sidney mientras las dos corremos sin pensar en nada mas que en nuestras vidas. Sidney carga con tres mochilas y doy por hecho que ha bordado su trabajo. Miro atrás para fijarme en el baño de sangre, pero aún no ha empezado la peor parte, así que se que me he librado de lo peor, lo peor ya ha pasado. Seguimos corriendo en dirección a lo que parece un bosque pero no un bosque cualquiera, porque hay algo enorme que lo atraviesa, y lo peor es que parece en funcionamiento.

domingo, 8 de julio de 2012

Aviso importante

Os informo de una mala noticia gente, el cap de Geneva ya lo tengo escrito pero, al estar en Canada y no tener mi ordenador, a traves de la tablet no puedo subirlo... lo siento muchisimo, pero os prometo que seguire escribiendo, y en cuanto vuelva subire todos de golpe. Lo siento muchisimo... besos para todos. En el caso de que vea como subir caps no dudeis que lo hare, intentare hacerlo a traves de el ordenador del colegio

lunes, 2 de julio de 2012

Capítulo 13 (Garson)


He conseguido publicar hoy, así que aquí tenéis el primer cap de la arena, espero que os guste :)

La noche ha sido movidita, han venido muchas pesadillas, pero nada comparable con la pesadilla que me espera en unas horas. Me levanto rápido y me doy la última ducha decente hasta que regrese de los juegos, suponiendo que lo haga. Mi pelo sigue de color rojo, y mi maquillaje se ha ido, y si voy a salir a los juegos quiero destacar por algo, así que cojo de nuevo el lápiz negro y me maquillo lo mejor que se, y el resultado me satisface. Cuando creo que estoy listo me fijo en la puerta y veo un traje colgado que tiene pinta de ser el que vestiré en los juegos. Salgo de la habitación antes de ponérmelo para poder desayunar y allí nos esperan Cheryl y Goliat de nuevo abrazados, pero esta vez no se cortan. Elle sale al mismo tiempo que yo, y ambos nos sentamos para desayunar, me sirvo todo lo que puedo y empiezo a comer con todas mis ganas.
-En poco tiempo os esperan vuestros aerodeslizadores, debéis poneros los trajes que hay en vuestro cuarto, pero luego volverán a registraros, así que no metáis nada que pueda meteros en lios- nos explica Goliat mientras mira a Cheryl sonriendo.
Termino de comer y me visto rápido y cando salgo Cheryl me espera en la puerta, y de nuevo vuelve a coger mi mano y tira de mi hasta el balcón donde nos espera mi aerodeslizador, que me llevará a la arena. El viaje comienza con una señora atravesando mi brazo con una jeringuilla y metiéndome en la piel algo que parece un localizador. No tardamos en llegar y una especie de ascensor nos mete bajo tierra, y como Goliat había dicho, un agente de la paz me pasa por una máquina para demostrar que estoy limpio y después pasa Cheryl. Seguimos andando y llegamos a una habitación al otro lado de una puerta, completamente de color blanco, en la que solo destaca una chaqueta y un objeto sobre una mesa.
-Queda poco tiempo-me avisa Cheryl- tengo que darte algo- coge el objeto que hay sobre la mesa y lo pone en mi mano- todos los tributos podéis llevar algo vuestro a los juegos, y como no me diste nada, he pensado que sería una gran idea darte esto- lo miro y es un lápiz de ojos de color negro, me encanta el detalle, tendré algo con lo que identificarme en los juegos.
-Muchas gracias Cheryl, gracias por toda tu ayuda y colaboración, se agradece que haya gente como tú en estos juegos, espero que Goliat y tú seáis todo lo felices que podáis.- le digo y ambos nos fundimos en un abrazo que se ve interrumpido por una voz que anuncia que quedan diez segundos para el lanzamiento.
Cheryl me da la chaqueta y me meto en la cápsula transparente que hay al fondo de la habitación, y cuando se cierran las puertas puedo ver en los labios de Cheryl  como se dibuja la palabra suerte, y no puedo evitar acordarme de Geneva, a quien en pocos segundos tendré que intentar matar. La capsula empieza a subir y el sol ciega mis ojos a la salida.
Miro a ambos lados lo primero y a mi derecha veo a la chica del ocho, y a mi izquierda al chico del uno. Me fijo en el paisaje y me quedo alucinado, es un bosque, pero no acaba ahí, en medio del bosque se ven montañas rusas en funcionamiento y de grandes tamaños que  cubren todo el bosque.
-Damas y caballeros, que comiencen los quincuagésimo séptimos juegos del hambre, y             que la suerte esté siempre de vuestra parte- Claudius anuncia la cuenta atrás.
60, 59, 58… bajo de nuevo la mirada hacia la Cornucopia, y me fijo en las armas, y provisiones que hay allí, veo un arco a fácil alcance y lo pongo como primer objetivo, y no muy lejos localizo una bolsa de cuchillos de lucha a la que también echo el ojo.
40, 39, 38… vuelvo a mirar a mis compañeros y consigo localizar a Melodie pero no a Giovanni.
25, 24, 23… me coloco en posición para correr y me mentalizo para matar al primero que se cruce en mi camino.
20, 19, 18… Elle está justo enfrente de mi y esboza una sonrisa maligna que no consigue distraerme.
10, 9, 8… Geneva.
7, 6... Me fijo en un chico que junta las manos.
5, 4,3… Boom
Me paralizo del todo y no soy el único ni de lejos, el chico ha dado un paso adelante y las minas que le rodeaban han estallado, se ha suicidado. El gong ya ha sonado, pero solo consigo ver a Geneva y a la chica del ocho huir de la Cornucopia hacia el bosque mientras yo corro en dirección contraria,  he alcanzado el arco, y cuando cambio la mirada el chico del uno corre hacia mis cuchillos; no lo pienso y antes de que nadie me lo impida una de mis flechas atraviesa el pecho del chico del uno que cae al suelo antes de alcanzar mis cuchillos, me doy prisa y los alcanzo, mientras me fijo que aún hay gente en sus plataformas, que siguen alucinados sin saber qué hacer. Melodie ha conseguido una espada y corre en dirección a las plataformas para matar a todo el que pueda, saco los seis cuchillos y pongo tres en mi mano izquierda y el resto en mi cinturón. Veo a un chico correr hacia mí, demasiado joven, pero decidido, con algo parecido a un frisvi en la mano. Pero antes de que pueda lanzármelo clavo en el uno de mis tres cuchillos y cae al suelo encima del chico del uno. Corro hacia el interior de la Cornucopia e intercepto con uno de mis cuchillos a la chica del tres que se había escondido detrás de unas cajas. No hay nadie más allí dentro, exceptuando a Amber, pero no la veo un objetivo fácil, así que salgo de allí para encontrarme con Giovanni, que me dice que ya es todo pan comido.